En los órganos genitales masculinos también es de gran importancia la armonía y la proporción; cada vez son más comunes este tipo de intervenciones

Cirugía Íntima no invasiva Masculina

Mediante sencillas intervenciones quirúrgicas logramos corregir disfunciones y mejorar defectos íntimos que el hombre considera no estéticos o no funcionales y que pueden afectar a su vida social. Realizamos diferentes técnicas en esta área como:

Faloplastia de alargamiento: Consiste en la liberación desde 1 a 4 cm del ligamento suspensorio con el objetivo de extender el pene. Se realiza con anestesia local y sedación.

Faloplastia de engrosamiento: Mediante el relleno con grasa del propio paciente de otra parte de su cuerpo conseguimos aumentar el grosor del pene.

Fimosis: Es una sencilla intervención quirúrgica en la cual se corta el prepucio (piel que recubre el glande) y el glande (punta o cabeza del pene) se deja al descubierto de forma permanente. Se realiza mediante anestesia local y de forma ambulatoria.

Desliza el ratón por la imagen

Dentro de esta especialidad realizamos diferentes intervenciones como:

Lifting escrotal – Escrotoplastia:

Esta cirugía está recomendada para el rejuvenecimiento de la bolsa escrotal que contiene los testículos, eliminando el exceso de piel, consiguiendo así elevar los testículos muy caídos. Se realiza mediante anestesia local más sedación.

Implante de testículos:

La falta de uno o los dos testículos se puede restablecer mediante la colocación de prótesis para así poder restaurar la apariencia normal del escroto. La cirugía se puede realizar bajo anestesia local más sedación y de forma ambulatoria.

 

 

 

Cirugía del frenillo – Frenulectomía:

Cuando el frenillo del pene es demasiado corto, existe riesgo de que duela, se rompa o sangre durante las relaciones sexuales. Para evitar tales situaciones, se realiza la frenulectomía, que consiste en un corte longitudinal a lo largo del frenillo. Se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria.

Vasectomía:

Consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes. Como consecuencia el semen eyaculado no contiene espermatozoides. Es un método que puede ser reversible mediante vasostomía. Se hace mediante anestesia local y de forma ambulatoria.

Vasostomía:

En esta intervención volvemos a unir los conductos deferentes seccionados por la vasectomía. Se realiza mediante anestesia local más sedación y dependiendo del caso se precisa un día de hospitalización.

Mira alguno de nuestros resultados