La toxina botulínica (botox) consigue relajar temporalmente los músculos faciales, previniendo la formación de arrugas y suavizando las existentes

Toxina Botulínica Toxina Botulínica

La técnica de infiltraciones de Toxina Botulínica es de las más demandadas por la efectividad de ésta y porque no es necesario el paso por quirófano para conseguir los resultados que queremos obtener.

Los pacientes ideales son aquellos que tienen tendencia a contraer ciertos músculos, generando arrugas; o aquellas personas de edad avanzada que quieren armonizar su rostro.

El procedimiento consiste en unas infiltraciones con finas agujas que apenas producen dolor y los resultados duran hasta 6 meses, consiguiendo una mejoría notable pero sin cambios excesivos y sin paralizar la expresión facial.

Desliza el ratón por la imagen

Mira alguno de nuestros resultados